Preparación para la entrevista NMG

Le recomendamos leer detenidamente todo el documento para una mejor preparación de su entrevista. A tener en cuenta:

  1. Plataforma de la entrevista: La video-llamada se realizará a través de Google Meet. Usted puede acceder desde el navegador web o su dispositivo móvil.
  2. Ambiente de la entrevista: Asegúrese de encontrarse en un ambiente tranquilo, sin ruidos ambientales y sin posibilidad de interrupciones.
  3. Conexión a Internet: Deberá contar con una buena conexión a Internet, ya sea mediante Wi-Fi o red móvil LTE, 4G o superior.
  4. Dispositivo y carga: Conéctese mediante un dispositivo que esté conectado a la red eléctrica o que tenga una carga de batería superior al 80%.
  5. Información médica: Realice una lista con los diagnósticos y tratamientos médicos actuales y del pasado, incluyendo las fechas exactas o aproximadas.
  6. Lectura indispensable: Es necesario completar la lectura de esta página, donde se explican de forma muy simple las leyes biológicas.
  7. Lectura recomendada: Si es posible, le recomendamos leer nuestro libro a través del sitio web previo a la entrevista.

Agradecemos su atención y preparación para garantizar que la entrevista sea lo más informativa y eficiente posible.

Las leyes biológicas de la naturaleza

“La ciencia de la embriología y nuestro conocimiento de la evolución del hombre son la base de la nueva medicina. Son las dos fuentes que nos revelan la naturaleza del cáncer y de todas las llamadas enfermedades “.

Dr. med. Ryke Geerd Hamer

Introducción

Como declara el Doctor, mediante la observación y recolección de datos en forma personal, el estudio de la embriología y la evolución (de la vida, de los embriones y del hombre sobre la tierra), se logra descifrar el código que escribe la vida y la evolución de todos los seres vivos. 

Podemos afirmar que el Dr. Hamer recopiló y reinterpretó información, estudios concretos que relacionan la presencia de algún tipo de “problema” (conflicto, estrés o situación especial) previa a la aparición de las enfermedades, introduciendo el rol clave del psiquismo como origen de la “enfermedad”. 

Varios autores escribieron abundante bibliografía al respecto, entre los que podemos citar a Konrad Lorenz, Henry Laborit, Antoine Béchamp, Marc Frechét, Hipócrates, el mismísimo Sigmund Freud, y especialmente el Dr. Georg Groddeck (considerado el padre de lo psicosomático), entre muchos otros. Sin embargo, ninguno llegó al nivel de comprensión global y sistematización que logró nuestro querido Dr. Hamer, al regalarle a la humanidad “las 5 leyes biológicas de la naturaleza”.

Como refiere el Dr. Robert Guinée, el gráfico científico de la NMG del Dr. Hamer se corresponde a la organización y sistematización introducidas por Dmitri Mendeléyev mediante la tabla periódica de los elementos al campo de la física y la química, la cual permitió comprender el comportamiento de los átomos, estandarizar los procedimientos y potenciar el desarrollo de ambas ciencias de manera exponencial.

Explicación general de las 5 leyes biológicas

La primera ley biológica nos explica la CAUSA de cada “enfermedad” demostrando que existe una relación directa entre un acontecimiento especial vivido por una persona con el diagnóstico médico.
Este “hecho o acontecimiento” pudo ser vivido en el pasado, o bien que esté viviéndolo en el presente, o incluso no ser real y estar vinculado con el futuro (como consecuencia o  generado por nuestros pensamientos). 

Cabe remarcar que la situación o acontecimiento no tiene la obligación de ser catastrófico, aunque suele serlo, porque cada persona percibe sus problemas de forma particular. Sin embargo, la vivencia de esa situación cumple ciertos criterios característicos, recurrentes y presentes en todos los casos. Esa vivencia se caracteriza porque nos agarra a contrapié, nos conmociona, es aguda y nos aísla.

Si se produce un conflicto biológico,
se generan cambios a nivel del cuerpo, el cerebro y la psique. 

Entonces, frente a una acción/causa (conflicto o shock biológico) se produce una reacción/efecto, el cual se manifiesta cuando describimos ese impacto a nivel corporal como una úlcera, una necrosis, una proliferación celular, un aumento o disminución de la función de un órgano o tejido, etc..
También se activa un foco de Hamer a nivel cerebral, el cual se manifiesta en una Tomografía Axial Computada (TAC) sin contraste.
En cuanto a la activación a nivel de la psique, fácilmente podemos asociar una situación “especial” con cambios en el comportamiento y la forma de pensar. “Eso” es el impacto a nivel de la psique. Luego avanzaremos en la segunda ley que nos explica la reacción de cada tejido del cuerpo según su patrón de comportamiento determinado.

Todo efecto (enfermedad) tiene una causa (shock biológico o DHS) y, una causa (DHS) siempre genera un efecto (enfermedad).

Por último, esta primera ley afirma que una vez solucionada esa situación en particular, el cuerpo, el cerebro y la psique restituyen todo a su estado original. Sorprendente afirmación ya que nos da a entender que el cuerpo repara y restituye todo, incluso tumores y glándulas que se sentencian como “no funcionales”; y aquí recuerdo una gran cantidad de casos de hipotiroidismo crónico que servirían como ejemplo.

Pensemos en una persona que se expone a los rayos del sol. Es un buen ejemplo porque la exposición a niveles altos de rayos UV es peligrosa para la integridad de nuestra piel. Por lo tanto, evolutivamente lo detectamos como “conflicto de ataque”, en este caso real, y activamos un programa especial y con sentido para proteger nuestra piel. 

Entonces, frente a un estímulo o causa (rayos UV), se desarrolla un efecto (programa de activación de melanocitos, porque la herramienta natural de protección es la melanina). El resultado es el bronceado corporal que nos sirve de pantalla protectora. Sin embargo, como explica el doctor Hamer, cuando se resuelve el conflicto biológico, todo vuelve a su estado previo. En el caso de ejemplo también podemos entender que, si la persona deja de exponerse a los rayos solares, su piel volverá a su color original. 

De esta manera, demostramos cómo se activa y desactiva un programa biológico, en este caso relacionado con los melanocitos frente a su conflicto biológico, el cual tiene mucho sentido. Siempre que haya un ataque a la piel desarrollaremos una protección en la misma y, aunque parezca ilógico aclarar, vale la pena mencionar que SOLO se activará un programa de protección en la piel frente a este conflicto y de NADA serviría comenzar un programa de rodilla, por ejemplo, el cual serviría para ser más rápido, porque esa es la función de la rodilla. Existe una correspondencia entre el conflicto y el lugar de activación de la adaptación a nivel cerebral.

En nuestro ordenador central, que es nuestro cerebro, y por correspondencia, siempre se activan los programas que deben activarse para colaborar con la solución del conflicto específico, no hay desperdicios energéticos o adaptaciones sin sentido. Más adelante, con la lectura, Ud. podrá observar que todo nuestro cuerpo funciona de igual manera. 

¿Podría nuestro cuerpo comportarse de esta manera con los rayos solares (causa-efecto) y diferente con otros cambios corporales?
¿Ud. piensa que no es necesaria una causa para desarrollar un cambio en el cuerpo?.

La segunda ley biológica nos demuestra que todos los programas biológicos presentan un CURSO bifásico. Nos explica el desarrollo a través del tiempo, desde su inicio hasta su final o regreso al punto de origen.

Podemos decir brevemente que toda “enfermedad” tiene 2 fases: una fase de adaptación y otra de reparación (o restitución, o sanación) de la adaptación.

Esto significa que, partiendo de la normalidad o normotonía, a partir del acontecimiento descrito anteriormente conocido como DHS, todos los programas especiales o SBS (por sus siglas en alemán) inician una fase inicial conocida como fase simpaticotónica para luego de encontrar una solución al conflicto específico, se inicia la segunda fase llamada vagotónica. 

Durante la fase inicial o simpaticotónica se realizan las adaptaciones necesarias para afrontar la situación especial (esto podría incluir el desarrollo de un tumor o la proliferación de algún tipo celular conocidos como cánceres) y, una vez que se haya encontrado la solución y resuelto el tema en cuestión, se inician los procesos necesarios para restaurar el órgano o tejido al estado previo al inicio del programa (incluyendo la destrucción y reabsorción de los tumores, o su encapsulación si no están disponibles los elementos biológicos necesarios).

Toda “enfermedad” tiene 2 fases: una fase de adaptación y otra de reparación (o restitución, o sanación) de la adaptación previa.

Pensemos en una situación, en la naturaleza, donde una mujer está caminando, recolectando frutos y flores. Todo transcurre en forma habitual hasta que detrás de unos arbustos se asoma un león hambriento. Este momento podemos afirmar que es un DHS, un evento súbito que produce algunos cambios en el cuerpo en preparación para la lucha o huída. En la mujer se activa un estado de simpaticotonía fuerte (adaptación), con elevación de cortisol, noradrenalina, hormonas tiroides, elevación de la glucosa y de la presión arterial. Podemos afirmar que en este preciso momento, la mujer no tiene sueño, ni hambre, ni dolor; solo puede pensar en escaparse del león.
Mientras dure el escape se va a mantener en este estado pero si logra refugiarse en una cueva, su cuerpo y mente cambiarán.
En el refugio, después del escape, se activa el sistema parasimpático (reparación) y seguramente esa mujer se sienta cansada, aparecerán dolores y lastimaduras resultantes de la huída. Dejará de pensar en el león y sentirá alivio. Es necesario que reparare todos los daños antes de poder volver a salir del lugar seguro, ese es el sentido del dolor. El dolor la inmoviliza mientras se reparan sus tejidos (es obvio observar este mecanismo de acción cuando pensamos en los músculos y el ejercicio). Tendrá hambre, la cual es necesaria para reponer elementos y la sensación de cansancio es necesaria para no exponerla al peligro sin estar reparada y preparada.

En nuestro ejemplo podemos identificar la ley bifásica de todos los programas biológicos. Como mencionamos, el DHS es “ver el león y percibirlo como amenaza”, es el inicio de la adaptación biológica. Durante la huída se desarrolla la primera fase del programa hasta que logra refugiarse (la solución al conflicto nosotros lo denominamos conflictolisis), ahí comienza la segunda fase o de reparación. La reparación se inicia una vez resuelto el conflicto, en este caso conseguir refugio, y se extiende en el tiempo hasta que se haya completado el proceso de sanación.  

La tercera ley biológica revela el COMPORTAMIENTO de cada órgano y tejido de nuestro cuerpo gracias al estudio y actualización en el campo de la embriología y la evolución de la vida en la tierra. 

Podemos afirmar, y es un hecho conocido por la medicina convencional, que en un momento determinado, todo embrión adopta una forma de disco trilaminar (significa que posee 3 capas o láminas en forma plana ovoide) del cual derivan todos los órganos y tejidos del cuerpo. 

Nuestro querido doctor Hamer logró identificar los comportamientos de las 3 capas embrionarias y de esta forma, explicar de forma precisa los cambios orgánicos productos de la activación de cada uno de los programas biológicos. Esta ley también nos permite anticipar el proceso de adaptación en forma concreta, o sea, predecir la evolución de los órganos afectados por todas las mal llamadas “enfermedades”.

“Conocer los comportamientos de las tres capas embrionarias permite una explicación precisa de los cambios orgánicos que ocurren durante las “enfermedades”.”

Si entendemos el comportamiento de cada capa embriológica en relación con la segunda ley biológica, es decir, cómo se comporta cada capa durante la fase de conflicto activo y durante la fase de reparación, podremos predecir con precisión cómo se comportan todos los órganos y tejidos del cuerpo durante el desarrollo de los programas biológicos.

La cuarta ley biológica explica la relación entre el cuerpo y los seres con los cuales convivimos, considerados nuestros COLABORADORES. 

Es bien sabido que en nuestro cuerpo habitan infinidad de bacterias y hongos, los cuales son necesarios para el correcto funcionamiento orgánico y biológico. Podemos citar como ejemplo de esto a los llamados probióticos de los alimentos, las bacterias que habitan nuestra piel y mucosas, las bacterias del intestino, etc.
Nadie se ocupó de contarlas pero es aceptado que existen 10 bacterias por cada célula humana, por lo tanto, si nuestro cuerpo fuera una democracia estaríamos gobernados por una bacteria. Esto parece gracioso y en la realidad no sucede así porque nosotros podemos controlar el crecimiento y desarrollo de estos seres vivos mediante el sistema nervioso. 

El Dr. Hamer logró asociar las diferentes capas embriológicas con la expresión de los diferentes microorganismos, ya sean hongos, micobacterias, bacterias o virus. Describió la función biológica que desempeñan en nuestros cuerpos, necesaria para la reparación de los tejidos adaptados durante la primera fase de algunos programas.

Cuando avancemos en la tercera ley biológica en detalle, explicaremos cómo se produce esta simbiosis y la comunicación biológica.

“La naturaleza nos brinda herramientas para reparar nuestros cuerpos porque somos un ser simbionte con millones de otros seres.”

Por último, pero no menos importante, la quinta ley biológica es conocida como la “quintaesencia”. Se denomina quintaesencia al CONCEPTO o extracto más depurado o concentrado de algo, el estado más puro. 

La quinta ley biológica nos regala la idea que en la vida “todo tiene un sentido”, que nuestro cuerpo nunca quiere destruirnos, que nos adaptamos para lograr sobrellevar una situación y salir adelante, que no existen los errores en la naturaleza. 

Considerar las enfermedades como errores o males, aceptar creencias tales como los crecimientos descontrolados o invasivos de tejidos, es la forma como se intenta explicar la ignorancia sobre el funcionamiento del cuerpo, la mente y la psique.

“Todo tiene un sentido porque no existen los errores en la naturaleza.”

Entonces, a partir de este momento, y a medida que se adentre en los conocimientos sobre las 5 leyes biológicas, su salud, su felicidad y su bienestar dependerán exclusivamente de Ud.

Porque la suerte o las probabilidades no jugarán nunca más un papel importante en su vida, porque ahora tiene una brújula personal para descubrir qué situaciones o personas le hacen bien o al revés, porque lograr vivir sin conflictos es vivir en salud, paz y armonía, tanto interior como exterior.